Manuel Gallego Medalla de oro CSCAE

201101121255.jpg Manuel Gallego Jorreto recibe hoy la Medalla de Oro del Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España

En la sede de la fundación COAM la exministra de vivienda y secretaria de estado Beatriz Corredor le entregará el galardón presentado por el presidente del consejo Jordi Ludevid y la decana Paloma Sobrini.

NOTA DE PRENSA:

Madrid, 12 Ene 2011.- El Consejo Superior de los Colegios de Arquitectos de España ha otorgado la Medalla de Oro al arquitecto Manuel Gallego Jorreto (O Carballino, 1936) “por la alta calidad de su obra”, en un acto que se celebrará hoy en la Fundación Arquitectura del Colegio de Arquitectos de Madrid (C/ Piamonte, 23; a las 20,00 horas).

No es la primera distinción de peso que recibe Gallego Jorreto -fue Premio Nacional de Arquitectura en 1997- pero ésta tiene el valor especial de que se lo entrega la profesión haciendo mención a su carrera. El galardón será entregado por la secretaria de Estado de Vivienda, Beatriz Corredor, en el transcurso de un acto que será presentado por la decana del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid, Paloma Sobrini, y que presidirá Jordi Ludevid, presidente del Consejo Superior de Colegios de Arquitectos de España.

El acto del jurado valora en su “dilatado trabajo la búsqueda de la expresión de lo universal a partir de la presencia de lo particular, a través del rigor constructivo y la precisión formal, en la que las resonancias del lugar y del paisaje están siempre presentes”. Reconoce, igualmente, la “condición ética de su arquitectura, afirmada obra tras obra, prolongando así su magisterio más allá de las aulas en las que ha desarrollado su actividad pedagógica, tanto en el ámbito de lo arquitectónico como de la Urbanística”.

De sus obras, destaca “las últimas y las menos conocidas”, pero cita su propia casa en Oleiros, que tiene ya treinta años, por ser “bastante conceptual”; el Museo de Bellas Artes de A Coruña, por el que le otorgaron el Premio Nacional de Arquitectura en 1997.

También las casas de la Cultura de Chantada (Lugo) y Valdoviño (A Coruña); los cuatro centros de investigación en el Campus Vida de Santiago; la residencia presidencial de Monte Pío (Santiago); el

complejo administrativo de la Xunta de Galicia en Campolongo (Pontevedra); la casa del Concello y el centro sociocultural de A Illa de Arousa,

En la actualidad, trabaja en el futuro Museo de Santiago y de las Peregrinaciones y en la rehabilitación de un antiguo secadero de papel en el parque de O Carballiño (Ourense).

Discípulo de Alejandro Sota, en sus obras conjuga la modernidad con un amplio conocimiento de la arquitectura tradicional y el paisaje, lo que hace que sus actuaciones se caractericen por la efectiva combinación de lo funcional con lo poético.

7 thoughts on “Manuel Gallego Medalla de oro CSCAE

  1. dedoenelojo

    Sin ánimo de molestar pero, ¿en serio se lo merece?
    No creo que tenga ningún edificio de verdad destacable. Quiero decir de verdad, no que haya salido en las revistas (cada vez menos, por cierto)
    Aunque claro, si de lo que se trata es de hacer reparto igualitario por autonomías, pues estupendo…

  2. enigrante

    Destacable? naturalmente que si, avalado por premios y de calidad contrastada…
    Aconsejo aproximarse a su arquitectura.
    Trabajar en un solo país (Galicia) no tiene nada que ver con la calidad de los proyecto, opino.

    Aunque claro, si lo que se trata es de premiar la fama…

  3. dedoenelojo

    Por partes (pero no necesariamente por orden): no creo haber despreciado su figura por trabajar únicamente en Galicia (hay que ser muy ingenuo para no saber cómo funcionan los reinos de taifas aquí, pero hagamos una suspensión de incredulidad)

    Si lees el párrafo anterior, verás que o que digo al respecto de la fama (palabra que no cito) tiene más que ver con tu punto de vista de lo que quizá has considerado. Digo precisamente lo mismo que tú y pido explicaciones acerca de la calidad de los proyectos, no del impacto mediático del autor (del que, en cualquier caso, no se puede quejar: publicaciones regulares en Arquitectura Viva, ha aparecido en El croquis, Tectónica…; si eso no habla de un cierto reconocimiento, quizá sea yo el equivocado…)

    Aproximarse a la obra, dices. Pues la verdad es que lo he hecho y en repetidas ocasiones (salvo a la residencia presidencial, claro está) y ahí está el motivo de la duda. ¿Quién contrasta esa calidad? (eso es lo mismo que el 'reconocido prestigio', una pura construcción lingüística).
    Lo siento, porque además he revisado su obra con motivo del premio y mi opinión sigue siendo la misma. Correcta, a veces buena y otras bastante menos que eso. Desde luego, para nada importante fuera del ámbito regional hispánico. Es evidente que no todo el mundo piensa como yo. Faltaría más. Insisto: ¿alguien me puede decir de verdad un edificio destacable (REALMENTE DESTACABLE) de este señor?

    Que no digo que devuelva la Medalla (todita para él, los Colegios están para estas cosas, para poco más ya), pero que no es (desde luego) merecida, no me cabe duda. Lo peor es que no se me ocurre a quién más podría ir. Así de bien están las cosas.

    1. jose

      Vaya por delante que Manolo Gallego no es santo de mi devoción ni como persona ni como profesor, aunque en lo profesional lo respeto. No he aprendido nada de el como alumno, pero mucho de sus obras.

      Más que nombrar un edificio destacable, que sería sencillo, te voy a sugerir que simplemente le eches un vistazo a la barandilla de la escalera del archivo diocesano que está en el casco histórico de Coruña. Es una obra de rehabilitación mínima, poco difundida; tan solo una escalera y poco más.

      La delicadeza, complejidad e intensidad volcada en algo tan nimio habla por si misma.
      0% grasa, 0% pirotecnia …solo oficio y emoción.

      Personalmente que le hayan dado un premio más o menos no es un dato relevante. Ni siquiera noticiable.
      Gallego es una especie en extinción.

      jose

  4. dedoenelojo

    Agradecido porque alguien sea capaz de dar un dato concreto sin agarrarse a lo de siempre y al lloriqueo tan habitual en los comments. Parece que la duda está penada.

    Una pregunta y de nuevo sin ánimo de ofender: el oficio es algo que se adquiere con el tiempo y la experiencia. Por lo tanto, ¿deberíamos premiar a todos los arquitectos vivos que hayan superado los 70? Sinceramente: creo que es una característica sobrevalorada que esconde a mucho profesional mediocre y,sobre todo, se utiliza para descalificar a aquellos que están tratando de buscar su camino.

    La emoción es más difícil, así que haré caso de tu recomendación y buscaré la obra.
    Muchas gracias por el dato, José.

  5. enigrante

    Por un lado agradecer la aclaración sobre el origen del arquitecto.

    El oficio, no se a que se refiere exactamente Jose, pero yo veo el “oficio” en Manolo como una manera “natural” de hacer arquitectura. Discreto, elegante, limpio, simplemente ejerce lo que mejor sabe hacer, ordenar la materia, como él diría. De hecho no veo en Manolo una manera muy diferente de enfrentarse a los proyectos desde su juventud hasta ahora, no tiene nada que ver con su edad. Talento? No se como llamarlo.

    Obra. Cada uno tiene sus preferencias. Te podría nombrar el Museo de Bellas Artes de A Coruña. Precioso ejercicio de sensibilidad con un convento y de elegancia al resolver su encuentro. Ese intersticio-calle-recibidor me resulta emocionante. La naturalidad con que sitúa las escaleras, como se encuentran con la escultura y las potencia. Espacio monumentalizado y a un tiempo espacio doméstico para todos los ciudadanos. Desgraciadamente la calidad del contenedor no es comparable a la del contenido. Las numerosas vez que lo he visitado ha sido para disfrutar nuevamente de la luz de aquel espacio, que me sigue emocionando. El programa del museo está resuelta como un “contenedor eficiente” al modo del maestro Sota, pero creo que en esta obra el discípulo ha superado al maestro.
    Pero al trabajar con presupuestos más pequeños también puede hacer grandes obras. Como la Casa para un pintor en la Illa de Arousa, pequeño ejercicio de austeridad contemporánea. La arquitectura natural, como de aldea, como la arquitectura popular, lo lógico e inmediato, que también es bello.

    Como es un hombre “de aldea” es poco dado a hablar, es más propenso a trabajar. Pero tiene publicado un pequeño libro con sus textos en la editorial GG, “Anotaciones al margen. Escritos 1993-2005”, que recomiendo leer. Sus textos son como su arquitectura, austera y concisa pero siempre elegante y hermosa.

  6. jose

    Dedoenelojo: Es muy acertado tu comentario: hoy en día discrepar está muy mal visto…Pensamiento único y el que diverge es un antisistema…y así nos va.
    Preguntas:¿deberíamos premiar a todos los arquitectos vivos que hayan superado los 70? No, más bien todo lo contrario. La mayoría de las obras de los arquitectos viejunos suelen ser pasadas de frenada. Niemeyer en Asturias, Mendez da Rocha en Vigo, sin salirnos del norte de España y de buenos arquitectos.

    Curiosamente en el caso de M.Gallego, detecto en sus últimas obras algunos juegos geométricos y espaciales muy frescos e interesantes en obras de pequeño-mediano tamaño que aún no están acabadas y en otras que si lo están, como el edificio de Villagarcía que está frente al ayuntamiento en la antigua lonja, que me ha agradado mucho por el desparpajo en ciertas decisiones, más propia de arquitectos de menos edad. Creo que Gallego aún tiene mucho que dar. IMHO.

    enigrante : Cuando decía "solo oficio y emoción", lo decía como un halago. Tu mismo lo has descrito bien.

    Y ahora me corrigo: arriba hablaba de la Colegiata como rehabilitación. No lo es, obviamente. Es 100% obra nueva, no se en que estaba pensando.

    Bueno, que me congratula ver a Gallego en blogs de petardeo como este. Aunque solo sea porque le dan un premio petardo. En fin, tiempos de pirotecnia…

    jose.

Comments are closed