2 thoughts on “Requiem por el Miralles Madrileño”

  1. Después de esto me siento muy feliz de haberme levantado ese sábado con resaca para ir a visitarlo y que estuviera cerrado. Gracias Jesús Ulargui por hacerme ir.

    La entrada de este edificio era una maravilla. En una fachada de apenas 5 metros se conseguía tener dos puertas distintas, un soportal y un dinamismo único. Era casi un cuadro cubista. Los materiales ya te mostraban ese mundo más allá de la recepción. Una muy buena obra. Que pena que haya desaparecido esa entrada…

Tú qué opinas mi estimado lector?