twerk

Escribir sobre música es igual que bailar sobre arquitectura

Con esta frase da comienzo la investigación de Fru*Fru, grupo de arquitectura disfrutista, el cual ha realizado diversas acciones entre Madrid, Murcia y Alicante. Está vez se ven en la misión de participar en la nueva exposición de la que es comisario: Fan Riots dentro del espacio de arte y voces del festival murciano SOS 4.8. El encargo se trata de una cabalgata sexy que reflexione sobre sobre el fenómeno fan y así arrancar una reflexión en torno a la apropiación de ciertos bailes, que,  surgidos en contextos sociopolíticos específicos, se ven despojados o cargados de nuevos contenidos mediante reapropiaciones sucesivas, siempre ligadas a una dislocación radical de escenarios o contextos, por medio de personajes unas veces anónimos y otras no tanto que van activando sus significados desde sus pequeñas historias particulares.

 

El baile como la arquitectura, se apropian del espacio. Cada uno a su manera, tal vez uno de forma más dinámica que el otro y a veces tan efímero que se vuelve una perfomance. Pero ambas maneras son cómplices de la invasión del espacio y de hacerse con el durante un tiempo más o menos prolongado. Cambiando su sentido hasta el punto de incluso generar sensaciones tanto para el que lo ve, como para el que lo vive.

Al analizar los distintos bailes se generan arquitecturas a escala humana, que ayudan al usuario a poder hacer tanto el Twerking (ahora famoso por la ex Hanna Montana), pasando por Madona y su Voguing, hasta el afamado baile de la costa levantina Tecktonik. Cada una de estas prótesis, lleva consigo decoraciones un tanto barrocas que recuerdan cosas por las que se ha hecho famoso el baile, hasta una simbología que individualiza las historias de cada uno de los “creadores” o más bien promotores de cada baile.

twerking

Ya sea un castillo, por como Miley Cyrus se desprendió de la mafia del famoso ratón americano, o que la forma recuerde a las pronunciadas nalgas de las mujeres afroamericanas que fueron inmortalizadas y bendecidas por Sir Mix a Lot, Baby Got Back. Todos tendrán su propia opinión sobre aquel baile durante los MTV Video Music Awards del 2013, pero lo que no cabe duda es que fue una reivindicación de la cuestionable artista queriendo dejando atrás la imagen de la niña de Norte America, para pasar a ser ¿ella misma?. El twerking fue de esta forma su manera de dejar claro que ahora ella decide sobre ella misma.

tektonik

Recordando a la movida levantina o mejor conocida como ruta del bacalao, se analiza el Tecktonik local. Con todo lo que ello implica desde como fue que surgió, los grandes nombres tanto de discotecas como de artistas, como Chimo Bayo y sus gafas, las fiestas en los parkings y su relación estrecha con el mundo del tunnig y los coches, llegando a ser una variante extraña de ciberpunk.

vogue

 

El Voguing viene siendo una serie de poses a modo de sesión fotográfica, donde prevalecen las lineas rectas. Siendo su origen la simulación de una batalla sin violencia, donde el vencedor es el que haga los mejores pasos de voguing sin tocar al contrario. Pero el cual evoluciono en tres variantes, Old Way, New Way y Vogue Femm. Este último viene del francés “femme” (mujer), esta tendencia genera movimientos dramáticos buscando una feminización máxima. Se basa en cinco pasos: performance manual, catwalk, duckwalk, performance en suelo y spins&dips. La apropiación de Madona de este baile viene de verlo en los clubes nocturnos de Nueva York y llevarlo a la escena mainstream del pop.

Arthur Schopenhauer decía que la arquitectura es música congelada, en este caso las prótesis de Fru*Fru son de verdad esa música y bailes congelados en metacrilato.

One thought on “Escribir sobre música es igual que bailar sobre arquitectura”

Tú qué opinas mi estimado lector?