PlanetaBETA_98_BienalEspXII

Bienal de Arquitectura [XII]

 

EPISODIO XCVIII_18 de abril de 2013

INVITADO_ Bienal española de Arquitectura y Urbanismo

PlanetaBETA_98_BienalEspXII¿Cómo se presenta a un ente, a algo que no tienen ni ojos ni manos, pero sí historia?

Es difícil pensar en ello cuando ni habla, ni se le espera hablando. A quién preguntarle en eso tan enigmático como cabalístico llamado Organización (pónganse mayúsculas, por favor)

Esa es la primera pregunta que una se hace al sentarse a pensar sobre ello.

Es curioso: este programa empezó con una Bienal, la décima Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo, y recupera el pulso con la edición, cuatro años después, del mismo certamen. Será cuestión de saber si unos y otros hemos cambiado en términos parecidos. Nosotros lo hemos hecho, ¿y ella?

Pero hablábamos de cómo hincarle el diente a esto ¿A quién preguntar? Eso es más complicado, porque esto se renueva, dicen, cada dos años, y nunca queda nadie de lo anterior para hablar de ello, así que esto es siempre lo mismo y teóricamente distinto cada vez.

Apuntemos (metafóricamente) a la cabeza, entonces.

Aquí presentes, acompañándonos, Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, directores de la XII (decimosegunda) Bienal de Arquitectura española y Urbanismo dispuestos a entablar conversación, exhibir intenciones (buenas, seguro) y aclarar dudas en lo posible.

Pero ellos, aún siendo por supuesto importantes, no son por si mismos y exclusivamente el programa. Lo suyo sería, si el programa va sobre la Bienal y busca algo más que la mera promoción, incorporar más agentes, del jurado al ministerio y vuelta atrás en busca de cierta polifonía necesaria.

Si esto quiere ser (como dice el lema y como esperamos), un ‘punto de inflexión’ de plazos, intenciones, sorpresas, concentraciones, sedes, cierta historia y algunos porqués hablaremos hoy, con la Bienal española de Arquitectura y Urbanismo (edición 12) en PlanetaBETA.

PlanetaBETA_95_Sallen_ArchivoPB

Stan Allen

EPISODIO XCV_25 de octubre de 2012

INVITADO_Stan Allen

PlanetaBETA_95_Sallen_ArchivoPBEl centro es invisible, pero no está vacío. Stan Allen lo sabe y lo practica. Probablemente uno de los ejes que han articulado la arquitectura de los últimos 15 años, Allen puede entenderse como uno de los protagonistas invisibles de 2012. Primero, al dejar su cargo como deán de la Escuela de arquitectura de Princeton a Alejandro Zaera, lo que ha provocado un intenso runrun y la lógica expectativa, incluso entre aquellos que no esperan nada.

En segundo lugar por Landform Building, que puede entenderse como el testamento escrito de su trabajo allí. Este fue un libro publicado por Lars Muller el año pasado y que acerca de nuevo a la arquitectura a la tierra, que ya no es sucia y oscura (Le Corbusier dixit, y todos nos lo creímos) sino fuente de potencias. Allen nos recordó que probablemente nos habían engañado, pero fue sin mala intención.

Ahora Allen lo deja, y volverá a centrarse en su propio estudio. Porque Allen es arquitecto, a veces se nos olvida (por cierto, trabajó con Moneo, a quien dejó una pregunta que en su día emitimos), y con un interés especial, como muestra su praxis, por las cuestiones del territorio. Tras Princeton, a nuestro hombre le espera Taiwan, donde se encuentra su próximo trabajo, la rehabilitación paisajística del aeródromo de Taichung.

Evidentemente, los temas surgen solos: docencia, paisaje, alumnos, maestros, relevos, homenajes y futuro serán algunos de los temas que tratemos hoy, en PlanetaBETA, con Stan Allen.

 

PlanetaBETA_94_Bailorull_ArchivoPB

Manuel Bailo y Rosa Rull [ADD+]

EPISODIO XCIV_14 de junio de 2012

INVITADO_Bailo-Rull / ADD+ Arquitectura

PlanetaBETA_94_Bailorull_ArchivoPBEsta es la parte en la que solemos decir lo bien que nos cae nuestro invitado y hablamos bien de él y él se muestra encantado. ¡Pero es que es verdad! A ver, no está bien pedir que te firmen un autógrafo antes del partido, pero en el caso de Bailo y Rull ADD+ arquitectura, hay mucho tiempo de preguntarse en qué cabeza caben esas plantas.

Porque empezamos por donde queráis, pero las plantas de Bailo y Rull son impecablemente heterodoxas e implacablemente gentiles. Uno no tiene más que mirar el nivel de intensidad con que están dibujadas, y se da cuenta que, de una boutique a una parafarmacia a una tienda de zapatillas o un hotel, TODO está dibujado con un nivel de intensidad brutal.

Pero no solo dibujado: construido. Es de suponer que en otro país y con unas mayores dosis de autobombo, los tendríamos hasta en la sopa, particularmente porque siempre han apostado por cierta heterodoxia no impositiva. En vez de poner circulitos y colorines, cuando publicaron una de sus primeras obras, la guardería en el Creixell hubo que mirar en el mapa para ver si realmente estaba aquí porque resultaba, cuanto menos, sorprendente un trabajo tan carente de sentimentalismo en un país tan dado a la gazmoñería.

Hablábamos de plantas, pero no sólo se pueden resumir en eso. Ni en una obra, pese a sus casas de Igualada o sus escaleras. Estaría bien no resumir, sino sintetizar de forma incompleta la conversación en interiores, docencia o catalizadores, que van desde los murales de Jujol a las cubiertas de Parets del Vallés. Esos, como poco, serán algunos de los temas que trataremos hoy, con Rosa Rull y Manuel Bailo en PlanetaBETA

PlanetaBETA_90_ACRUZ_ArchivoPB

Antonio Cruz [CRUZ Y ORTIZ]

EPISODIO XC_10 de mayo de 2012

INVITADO_Antonio Cruz

PlanetaBETA_90_ACRUZ_ArchivoPBAntonio Cruz es el 50% preciso de Cruz y Ortiz, unos clásicos de la arquitectura española. No está de más recordarlo, porque casi, casi, podrían considerarse los arquitectos de la democracia en nuestro país, desde que trasplantaron un riñón al centro de Sevilla, en María Coronel.

Cruz y Ortiz difícilmente son separables. Ya parecen haber iniciado un proceso de fusión con los nombres y son lo más parecido a unos siameses dibujados por un arquitecto. Sus edificios tienen algo de esa dualidad, en la que el exterior es tan espacio como lo de dentro, que parece no bastar. Véanse (aunque no solo) la Peineta o el centro de visitantes en Doñana.

Cruz y Ortiz conviven con la paradoja: al cumplir sus bodas de plata, parece que dejaron Sevilla para irse de viaje, destino Europa. Resulta que cuando todo iba fenomenal aquí, ellos se fueron. Como aquel que dice voy a por tabaco, aún se les espera, aunque se les ha visto en Ámsterdam, dicen, y en alguna ocasión por Suiza y Alemania.

Cruz y Ortiz no pueden presumir de malditos. Sus proyectos son conocidos para casi todos: pocos pueden presumir de tener edificios por los que pasen millones de personas al año: ellos lo han conseguido no una ni dos, ni tres veces, sino cuatro veces. Con Santa justa, con la estación de Basilea, con el Pabellón de España en Hannover y con el Rijksmuseum.

Salen temas de conversación: infraestructuras, suerte, emigración, contextos locales, vida pública y espacios exteriores. De todos ellos y de alguno más hablaremos hoy, en PlanetaBETA, con Antonio Cruz.

PlanetaBETA_92_CHQS_ArchivoPB

Churtichaga & Quadra-Salcedo [CHQS]

EPISODIO XCII_24 de mayo de 2012

INVITADO_Churtichaga Quadra-Salcedo. chqs

PlanetaBETA_92_CHQS_ArchivoPBJosé María de Churtichaga y Cayetana de la Quadra-Salcedo forman CHQS, quizá el estudio de acrónimo más críptico del panorama nacional. Bromas aparte, Churtichaga y de la Quadra-Salcedo parecen estar en su año óptimo: han terminado tres obras: un pequeño refugio de madera en Segovia, un cine trenzado en Madrid y un plaza junto al Duero en Soria, a la espera del cierre de la Catedral de las Nuevas Tecnologías que rematan, casi mientras hablamos con Jokin Lizoasoaín y Rolf Brülisauer.

La arquitectura CHQS es, ante todo, una lección de técnica tectónica: desde recuperaciones de la tradición arquitectónico-ingenieril (como la cerámica armada que practicaron en sus obras de hace algo más de una década) a usos insólitos, más cercanos si nos ponemos, al Ready-Made (como en el de la Cineteca en la que canta David Bustamante; apuesto a que nunca pensaron en eso).

Por supuesto que salen cosas, juntas o separadas. De docencia, técnica, estructuras, color y notas esperamos hablar hoy, en PlanetaBETA, con CHQS.

PlanetaBETA_91_MARCHAN_ArchivoPB

Simón Marchán Fiz

EPISODIO XCI_17 de mayo de 2012

INVITADO_Simón Marchán Fiz

PlanetaBETA_91_MARCHAN_ArchivoPBSimón Marchán Fiz tiene un currículum extenso. Pertenece a esa raza, lo catedráticos, en su vertiente itinerante. Desde la UNED a los departamentos de Estética y Composición en Las Palmas y Valladolid, pasando brevemente por Madrid. Aquí no somos demasiado de catedráticos, porque a veces esconden logros pasados permanentemente reconocidos, pero es de justicia reconocer que la actividad de nuestro invitado es incesante, condecoraciones y pertenencia a la Academia de Bellas Artes de San Fernando aparte.

Libros por doquier, es su mayor parte pertinentes para este programa. Libros que ayudan a fijar y limpiar momentos de confusión y a poner determinadas ideas  en perspectiva. Vamos, libros útiles en cualquier caso. ¿Que quiere usted saber en qué consistió el final del clasicismo? Podemos ayudarle ¿qué quiere usted saber de dónde salió la arquitectura del cristal? Podemos ayudarle ¿qué le gustaría tener una recopilación de los que hay que leer en arquitectura en el siglo XX, podemos ayudarle ¿qué se pierde en el arte contemporáneo? También ¿Quieren saber sobre las Vegas? Oblíguense y léanlo.

Huelga enunciar determinadas obviedades, como por ejemplo, que Marchán lo hace sin pactar con la simplificación, por eso sus libros exigen una concentración importante. En este programa eso no importa, (para divertirse está el cine) pero en el panorama cultural, en el que parece que todo debe ser entretenimiento, es una gozosa (Y NECESARIA) paradoja.

Sobre naturaleza creadora y técnica, ismos, cristales, disoluciones, centros y encuentros esperamos hablar hoy, con Simón Marchán Fiz en PlanetaBETA.

PlanetaBETA_89_LAMPREAVE_ArchivoPB

Ricardo Sánchez Lampreave

EPISODIO LXXXIX_3 de mayo de 2012

INVITADO_Ricardo Sánchez Lampreave

PlanetaBETA_89_LAMPREAVE_ArchivoPBSi uno mira allá por el principio de los tiempos, en los primeros archivos de Europan, se encuentra con la presencia de Ricardo Sánchez Lampreave con unas torrecitas de viviendas coronando un cerro en Madrid.

Si uno pasea por el Rastro, muy cerca hay una iglesia que, caramba, también lleva su firma. Si mira en los presentados al concurso del Palacio de Congresos de Pamplona, también aparece, junto a Ginés Garrido.

Se abre aquí una bifurcación, y esos dos nombres aparecen también enlazados en la dirección de la Revista BAU. No es ni la primera ni la única vez que Lampreave ha estado vinculado a ese estamento tan extraño como son las revistas colegiales. Si mira en dos de las últimas etapas de la revista Arquitectura, su nombre es una presencia constante. Dirige la revista Formas.

Es también profesor, claro, habiendo pasado por Alcalá de Henares, la ETSA de Madrid, Cerdeña, Barcelona… y con parada ahora en Zaragoza, como el AVE.

Claro, se nos pasa lo esencial. Ricardo Sánchez Lampreave es, desde hace aproximadamente una década, editor. Que dirige su propia editorial y se mueve en un espacio particular, por raro y por propio. Sus libros tienen la extraña virtud de desconcertar y abrir perspectivas al mismo tiempo. Ángel González, Juan José Lahuerta, Fernando Espuelas, Federico Soriano, Luis Martínez Santa-María son algunos de los publicados. Málevich, Rodchenko y Sedlmayr, también. Y siempre con una notita personal al final que compara moldes de tipos, por ejemplo, con los de los pasteles. Y siempre con una mirada microscópica en la que lo pequeño es grande, en la que la cultura se siente cómoda y en la que el lector disfruta del placer de un libro de un diseño exquisito.

Es de suponer que la idea es que uno no sea la misma persona una vez haya leído un libro de su editorial. Así que hoy toca un nuevo capítulo de la letra con onda entra aquí, en PlanetaBETA, con Ricardo Sánchez Lampreave.

PlanetaBETA_89_AlfredoPaya_ArchivoPB

Alfredo Paya

EPISODIO LXXXVIII­_26 de abril de 2012

INVITADO_Alfredo Payá

PlanetaBETA_89_AlfredoPaya_ArchivoPBComo una vive en Madrid, tardó mucho tiempo en saber que Alfredo Payá Benedito era pelirrojo, sobre todo porque en las revistas, cuando él empezó a publicar, allá a mediados de los 90, las fotos representaban arquitectos ceñudos en blanco y negro.

Llamó la atención un Museo en la Universidad de Alicante aparecido en el Croquis  que, en aquella época le granjeó una más que merecida fama. Si uno investigaba algo más, se encontraba con que había trabajado con otra de las muchas deudas que tiene este programa contraídas: Javier García-Solera. Prismas limpios levantinos que, allá por 2004 se perdieron.

En aquellos tiempos siempre era fiesta y uno se metía en la web, que era como las revistas, pero gratis y buscaba a Alfredo Payá y, demonios, no estaba. Preguntaba, pero Google respondía poco o mal ¿qué había pasado?.

Pues lo que había pasado se llamaba noname29, que es como decidió llamar a su estudio a partir de 2006 y nos tuvimos que enterar por una casa brasileña que terminó un poco más tarde, donde el antiguo rigor geométrico se había ido, literalmente, de fiesta. Y bien que nos alegramos.

A veces pasa, y aparece por aquí un arquitecto de los que una copió. Es una forma de compensarlo o de terminar de aprenderse todo.

 

PlanetaBETA_88_PedroMoleon_404x262

Pedro Moleón

EPISODIO LXXXVII_19 de abril de 2012

INVITADO_Pedro Moleón

PlanetaBETA_87_PedroMoleon_ArchivoPBPedro Moleón Gavilanes es, ante todo, un señor educadísimo. Ya sé que en estos tiempos eso parece un insulto, pero es que es de verdad asombroso y notable, porque esa educación la desprende en dos sentidos: el del trato (obvio) y el de su capacidad docente.

Yo no fui alumna suya en la ETSAM, donde imparte historia desde largo tiempo ha (más de 30 años), pero sí alguien que está sentado en esta mesa y que aún recuerda su clase sobre la reconstrucción de Londres después del incendio de 1.666.

Pero seamos precisos. Si uno quiere de verdad sacarle a Pedro Moleón parte de lo mejor que tiene, debe realizar avance rápido hasta aproximadamente un siglo después, hasta el XVIII. Y escucharle hablar de algunos de sus temas. Villanueva, con el que él confiesa estar ‘casi casado’ (es el hombre de mi vida, dijo bromeando en una ocasión al inicio de una conferencia), Isidro Velázquez, su sucesor o incluso John Soane, de quien puede explicar hasta los últimos recovecos.

Moleón ha sido, además, director de Patrimonio, académico de Bellas Artes en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, autor de libros… paramos porque abruma. Lo importante: en lugar de uno mismo o del presente inmediato hablaremos hoy, en PlanetaBETA con Pedro Moleón de hombres y obras pasadas, pero mágicamente vigentes. No digan que no les apetece.

PlanetaBETA_93_RafaelMoneo_ArchivoPB

Rafael Moneo

EPISODIO XCIII_ 14 de junio de 2012

INVITADO _ Rafael Moneo

PlanetaBETA_93_RafaelMoneo_ArchivoPBEs MUY difícil presentar a alguien como Rafael Moneo, a alguien que, como decía Quetglas, nos contiene. Frente a la mera descripción (ya habrá quien lo haga) optamos, por tanto, por un retrato fallido de Moneo a través de cuatro instantáneas.

La primera, en blanco y negro, nos presenta a Moneo sentado en una silla, con camisa blanca, pelo negro y patillas pobladas a finales de los años 60. La foto incluye a Carlos de Miguel y Juan Daniel Fullaondo en primer término y a un José Antonio Corrales circunspecto. Están en la tienda de muebles Hache, dentro de una sesión crítica. Moneo debe estar por entonces arrancando el proyecto de viviendas Urumea tras acabar la fábrica de transformadores Diestre, la ampliación de la Plaza de Toros de Pamplona y la Casa Gómez Acebo. Diríamos que Moneo es aquí y aún una promesa, palabra quizá poco matizada si debe contener su paso por Roma y el Premio Nacional de Arquitectura obtenido con Fernando Higueras.

La segunda imagen tiene autor: Elías Torres. Es noviembre del 76 y Moneo, despeinado por el viento tiene de fondo el Flatiron (flatairon) de Burnham, en Manhattan. Sonríe, no ligeramente, como lo suele hacer, sino con desparpajo. Está, es obvio, feliz. Es catedrático de Elementos de Composición en Barcelona desde 1970 y aquí se ve, aún de lejos, cuando está comenzando a dar clase en el Institute for Architecture and Urban Studies, a ese Moneo americano que ya vendrá. El Bankinter se ha terminado, Logroño está en proceso y sólo un par de años más tarde ganará en Venecia la propuesta de Canareggio, su primer gran concurso en el extranjero.

La tercera, en color, le vuelve a mostrar sentado. Digamos que Moneo sonríe, aparentemente relajado, y esta vez su única compañía es una botella de Moët Chandon. Cerca, en la imagen, se vislumbra el SMLXL de Koolhaas. Es el año 1996 y los premios, más que sucederse, se acumulan. Pritzker, medalla de Oro de la UIA. Por detrás, una carrera en pleno (terminada Atocha) y, en perspectiva futura, la finalización del Moderna Museet en Estocolmo, la Catedral de Nuestra Señora de Los Angeles y, claro, El Prado.

La cuarta aún no ha ocurrido; tendrá lugar a finales de octubre de este año 2012, cuando recoja el Príncipe de Asturias en Oviedo. De traje elegante y oscuro, será en el interior. El discurso que impartirá será en esa ocasión muy distinto. Rafael Moneo no tendrá aquí que dirigirse a una profesión que lo admira, ni a políticos, ni a académicos, ni a cardenales. En esta ocasión, el receptor, quizá más difícil, es esa sociedad que parece mirar con recelo a los arquitectos, de los que se erigirá en representante. Digamos que de peores ha salido. Se nos quedan, claro, cosas por el camino, pero es que este programa no tiene duración ilimitada, aunque bien nos gustaría. ¿Sobre qué podemos hablar hoy con Rafael Moneo en PlanetaBETA? Pues veamos. Acompáñennos durante la siguiente hora.